Desde el aeropuerto: la verdadera vida de un regatista

13 may Desde el aeropuerto: la verdadera vida de un regatista

10 de abril furgoneta hasta  Santander, entrenamiento de dos días. 13 de abril furgoneta Santander-Barcelona entrenamiento 5 días. 18 de abril vuelo Barcelona- Coruña dos días de descanso. 21 de abril vuelo A Coruña Barcelona y coche Barcelona-Hyéres (Francia). Una semana de competición y 3 días de descanso antes del Campeonato de Europa en Mónaco. 30 de abril tren a Hyeres-Toulon-Niza. Dos días en Niza y uno de visita en Cannes. 4 de mayo tren Niza-Mónaco. Una semana de competición. 12 de mayo 1 regata a las 18.00 de la tarde, recoger, cargar y conducir la furgoneta Mónaco-Barcelona. Hora de salida 00.00, hora de llegada 9.00. Recoger, ducha y taxi al aeropuerto.9h de espera en Barcelona: Vuelo Barcelona- A Coruña hora 20.20 llegada a Coruña 22.10.

Esta es la verdadera vida de un regatista, y quería compartir con vosotros como nos organizamos y como son realmente nuestros desplazamientos. Nos pasamos la temporada de una ciudad a otra buscando las mejores condiciones para preparar las competiciones y a veces los viajes son mucho más largos de lo que os podéis imaginar. Desplazar nuestro barco, material, palos, velas y todos los trastos que necesitamos es costoso y muy aparatoso. Sin vehículo propio ni medios para viajar solas a todas las regatas, tenemos que apañarnoslas para lograr transportar lo que necesitemos y compartir gastos con otros equipos. Mi maleta no ha vuelto a casa desde que en enero Ángela y yo nos desplazamos a entrenar a Barcelona… 4 meses viajando con todo a cuestas por: Barcelona, Alicante, Palma, Hyeres y Mónaco.

Ahora me voy a casa con “casi” todo y sobre todo con muchas ganas de descansar unos días y estar con los míos porque como veis estos meses hemos navegado muchísimo pero también se necesita desconectar y entrenar en casa.

Respecto a las últimas regatas, las cosas no salen siempre como uno quiere, y aunque en la Copa del Mundo de Hyeres tuvimos un buen resultado, en esta última regata no nos ha ido bien. Hemos estado muy lejos de nuestro mejor rendimiento, no hemos navegado como otras veces, no hemos acertado en las decisiones y no conseguimos tener una velocidad para estar en el grupo de cabeza. Aún así sacamos cosas positivas, sobre todo con condiciones durísimas y nos llevamos una lista de cosas para trabajar y ese es el primer paso para seguir entrenando y mejorando.

 

Ahora toca descansar del agua, esta semana aprovecharemos para entrenar en el gym, recuperarnos y en unos días volveremos al 470 en Santander para preparar la Final de la World Cup y el Campeonato del Mundo.

Me despido porque al final se hace tarde y mi avión sale a las 20.20 hacia la ciudad más bonita del mundo 🙂

 

 

Sin Comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados en este momento.

Comparte!